Esta dolencia es sin duda una de la más graves que podemos encontrar en nuestros perros, pese a la creencia contraria se da con bastante frecuencia en ciertas razas y tipos de perros, pero ningúna raza está totalmente exenta que le pueda pasar, por lo que es importante conocer los síntomas para en un momento dado poder actuar de manera rápida, ya que en cuestión de minutos puede empeorar y provocar en algunas ocasiones la muerte del animal.

Como decíamos anteriormente hay ciertas razas mas predispuestas a que esta dolencia pueda aparecer, algunos de ellos como el doberman, el pastor alemán, san bernardo, labrador, golden, el boyero de berna ó el gran danés son algunos de ellos.

Algunas de la situaciones que favorecen la torsión de estomago son los siguiente, y aquellos que debemos evitar:

  • Una sola toma de comida con una gran cantidad de alimento en la misma, por lo que mejor repartir la comida en diferentes tomas y menos cantidad
  • Perros ansiosos a la hora de comer, por lo que podemos ayudarnos de comederos especiales para ayudar a rebajar esa ansiedad
  • Ejercicio físico brusco (carreras…) antes o después de la comida, por lo que evitaremos este tipo de actividades antes y después de la comida
  • Ingesta de agua abundante tras la comida de pienso seco, esto fomenta que el pienso se hinche dentro del estomago pudiendo provocar la dilatación del mismo, por lo que debemos controlar que nuestro perro beba agua de manera abundante tras la comida
  • Ingesta compulsiva de agua abundante, pudiendo entrar aire excesivo con cada trago de agua, por lo que debemos controlar lo que nuestro perro bebe y si lo hace siempre de manera compulsiva encontrar el origen de ello, puede ser algo conductual o fisico.

La ingesta excesiva de alimento o agua provoca una dilatación del estomago de nuestros perros, y esté puede llegar a girar. Los ligamentos que sostienen al estómago se rompen no pudiendo soportar el peso y/o presión que la dilatación lo provoca. Cuando este proceso pasa, toda la alimentación, gas y agua que hay dentro no pueden eliminarse ni por el aparato digestivo ni por vomito; el estomago deja de recibir sangre por los vasos sanguíneos porque están  presionados y este se puede empezar a necrosar.

El tiempo es clave a la hora de salvar a nuestro perro de una muerte por esta dolencia, y es importante también conocer los síntomas de la misma.

  • Veremos a nuestro perro un abdomen mucho mas hinchado por la dilatación del estomago. (Como si fuera un globo hinchado)
  • Intento de vomito sin sacar absolutamente nada.
  • Dificultad al respirar, jadeo, arritmias
  • El perro esta apático y no quiere comer.
  • El animal puede llegar a perder el conocimiento por la falta de oxigeno

A la mínima señal de esta dolencia lo más correcto es ir directamente a un hospital veterinario donde de manera urgente le puedan realizar todas la pruebas previas, radiografías, analíticas… etc, y en caso necesario sondar y operar como último recurso.

Actualmente y tras un estudio que se realizo en cerca de 30 pacientes con esta dolencia, se determino en las cirugías coser el estomago a la pared abdominal, ya que según el estudio a los pacientes que no se le habían realizado volvían a realizar la torsión.

Es una dolencia muy grave de la que no podemos pasar desapercibidos, controla a nuestros perros es siempre la mejor manera de prevenirlo, pero aún así en algunos casos puede pasar sin más, por lo que no dudéis ni un solo momento en acudir al hospital veterinario si lo creéis conveniente.